Cosas que deberíamos hacer después del sexo

Mujeres del mundo, se acabó eso de mantener relaciones y quedarnos durmiendo sobre su pecho. Para una escena romántica puede quedar muy bien, pero para nuestra zona íntima no es la mejor opción. Tenemos muy claro lo que a ‘nuestra amiga’ le gusta antes y durante sin tener ni idea de qué es lo que necesita después e incluso cuando creemos que lo estamos haciendo bien no la estamos tratando como deberíamos.

Por ello más vale que vayas tomando nota de los siguientes consejos. Porque si ella cuida bien de ti, qué menos que cuidar también de ella. Así que puede que lo que menos te apetezca sea levantarte de la cama pero si consigues ir hasta el baño tu vagina te lo agradecerá.

despues del sexo

Cómo cuidar de nuestra zona íntima

El primer paso es hacer pis. La orina prevendrá el desarrollo de bacterias en la zona de la uretra provenientes de la penetración que podrían afectar a tu vejiga y riñones. Por la cercanía del ano las mujeres somos más propensas a contraer infecciones por bacterias fecales, algo que se agrava cuando se tiene sexo. Así el pis consiguirá desterrar cualquier bacteria de tu vagina y mantenerla fresca y saludable.

Además con el pis es más que suficiente por lo que nunca debes evitar utilizar toallitas ni tomar baños de burbujas, que tienen a acumular microorganismos también nocivos, o jabones que puedan alterar el pH de nuestra piel y por lo tanto provocarnos una vaginosis bacteriana. Debes saber que la vagina es capaz de mantenerse limpia por sí misma a través de la segregación de flujos.

Si habéis utilizado determinados juegos eróticos como aceites aromáticos, lubricantes o incluso juguetes para la penetración será mejor que elimines los restos por completo con agua. Esto evitará que contraigas una infección. También, debes acabar de limpiar tu zona íntima con una toalla limpia de tela en lugar de papel. Este al mojarse tiende a descomponerse y podríamos dejar trocitos de papel en nuestra vagina que acabasen por incomodarnos o darnos algún que otro problema más grave.

Por otra parte, una vez estás limpia será conveniente que utilices ropa interior limpia. Nada de ponerte las braguitas que llevabas puestas o todo el proceso de lavado no habrá servido para nada. Del mismo modo que no te pones ropa sucia al salir de la ducha tu zona íntima merece ropa nueva también.

Por último, puede que tras mantener relaciones sientas algún tipo de molestia. Debes ser capaz de asimilar qué es lo que te está incomodando para saber si es una molestia normal tras el acto o es algo más a lo que no te habías enfrentado todavía. En caso de que hayáis sido muy bruscos o que no estuvieras bien lubricada es posible de forma que se te haya irritado la piel para lo que puedes utilizar algunos medicamentos y cremas. En cambio, si el dolor se vuelve persistente deberías consultar con tu médico.

Comments are closed.